La Carta de la Bolsa Imprimir Artí¬≠culo

A veces se gana otras se aprende

Miercoles, 13 de Junio de 2018 Carlos Montero

Han escuchado alguna vez el dicho de “a veces se gana otras se aprende”? Bien, pues hoy les hablaré de cuando “se aprende”.

Muchos de los libros financieros que recomiendan los analistas tratan de la operativa, los consejos de inversión y la trayectoria de éxito de los principales inversores de la historia. Ejemplos tenemos miles, algunos muy interesantes, otros no tanto. Pero, ¿cuántos se refieren a los errores de estos mismos analistas? ¿a esos fallos que les han hecho perder miles de millones de dólares? Pocos, muy pocos, y por el contrario, son esos errores los que realmente enseñan a los inversores con menos experiencia. Hoy les hablaré de uno de estos libros, “Big Mistakes” de Michael Batnick.

Como firma Brenda Jubin: Vencer constantemente al mercado es increíblemente difícil. Ya sea porque el mercado es en su mayor parte eficiente, ya sea porque el comportamiento inversor nos incita a hacer cosas incorrectas en el momento equivocado. Ningún inversor, incluso el más exitoso, permanece ileso.

Michael Batnick, director de investigación de Ritholtz Wealth Management, quien admite haber cometido miles de errores operativos no forzados, profundiza en este fenómeno en Big Mistakes.

En 16 capítulos, escribe sobre los errores de Benjamin Graham, Jesse Livermore, Mark Twain, John Meriwether, Jack Bogle, Michael Steinhardt, Jerry Tsai, Warren Buffet, Bill Ackman, Stanley Druckenmiller, Sequoia, John Maynard Keynes, John Paulson y Charlie Munger. , Chris Sacca, y él mismo. A pesar de que la mayoría de estos errores son bien conocidos por los estudiantes de la historia de la inversión, Batnick los enmarca de una manera nueva, en su mayor parte conductual.

Él distingue entre "una inversión pésima" y un error no forzado. "Que tu tesis fue incorrecta, o lo que pensabas que ya estaba en el precio no lo estaba, son errores que forman parte del juego. Pero a menudo, actuamos impulsivamente, incluso cuando "sabemos" que lo que estamos haciendo es un error. Pocas personas se libran de los errores no forzados, y la forma en que generalmente se manifiestan es porque no podemos soportar que la gente haga dinero mientras nosotros no.

Pongamos un ejemplo: Stanley Druckenmiller, de Quantum, presentaba un historial de rentabilidades muy por encima de la media, y pudo aguantar crash como el de octubre de 1987. Sin embargo, a finales de la década de 1990, en plena burbuja tecnológica, Druckenmiller no pudo aguantar comprobar como miles de pequeños accionistas se “hacían de oro” en valores tecnológicos mientras su fondo se quedaba al margen al considerar que estaban muy sobrevalorados. Así que compró 6.000 millones de dólares en acciones tecnológicas. Seis semanas más tarde esos 6.000 millones de dólares se habían convertido en 3.000 millones de dólares. Cuándo la gente le preguntaba qué había aprendido de esa experiencia contestaba: “No ha aprendido nada. Sabía que lo que estaba haciendo estaba mal hecho. Fue un caso de colapso emocional. No puede evitarlo”.

Batnick reconoce las limitaciones de aprender de los errores de inversión. "Invertir es intrínsecamente un acto de incertidumbre, por lo que nunca podemos decirnos a nosotros mismos: '¡Nunca dejaré que eso suceda otra vez!' Claro, hay errores muy específicos que no repetirás, como comprar un ETF inverso de triple apalancamiento y mantenerlo durante tres meses. Eso es algo que haces una vez y nunca más lo repetirás. Pero como dijo Livermore, la familia de los errores es demasiado grande para evitarlos a todos. Y nada cambiará el hecho de que perder dinero es una parte de la inversión. La gestión de riesgos es parte de la inversión. Repetir errores es parte de la inversión. Todo es parte de la inversión.

[Volver]