La Carta de la Bolsa Imprimir Artí¬≠culo

“En la cima no hay espacio para dos”

Lunes, 27 de Mayo de 2019 Carlos Montero

La guerra comercial entre EE.UU. y China es el hecho que está centrando el interés de los mercados en las últimas semanas. Pasamos del optimismo a un pronta resolución, al pesimismo ante la sensación que será un conflicto que durará meses, sino años. Y es que básicamente lo que se está discutiendo aquí es la primacía mundial en las próximas décadas. No es simplemente un desajuste en las balanzas comerciales. Es mucho más. 

Así también piensa Nicolás López de M&G A.V., que afirma: "Las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China son la parte visible de un conflicto más profundo entre dos superpotencias con dos modelos económicos y políticos diferentes y de difícil coexistencia". 

Y es precisamente esa difícil coexistencia la que ha generado y generará problemas en muchos ámbitos. "En la cima no hay espacio para dos", nos comentaba recientemente un operador de mercado.

López añade: "EEUU considera que China no juega con las mismas reglas y se está aprovechando de esa circunstancia para crecer a costa del resto. El veto de Trump al fabricante de móviles chino Huawei ha puesto en primer plano que en el núcleo de la disputa está la pugna por la supremacía en el mundo tecnológico en el que ambos países son las grandes potencias mundiales. Para los mercados el riesgo de desestabilización de las grandes compañías tecnológicas implica una incertidumbre de primer orden que refuerza la idea de que hemos entrado en una fase de turbulencias que podría acompañarnos durante algunos meses.

La recuperación de los índices bursátiles en los últimos meses y la incipiente mejoría de los indicadores económicos en Europa no ha tenido su reflejo en los mercados de bonos dónde las rentabilidades han seguido cayendo hasta situarse en sus niveles mínimos históricos. Incluso en EEUU, dónde el crecimiento se ha mantenido robusto hasta ahora, la rentabilidad de los bonos ha caído significativamente en las últimas semanas y los mercados de futuros anticipan rebajas de tipos en los próximos 12 meses. En nuestra opinión este comportamiento no significa que el mercado esté anticipando una próxima recesión, pero es un síntoma claro de unas características estructurales de la economía global de nuestros tiempos que el mercado parece asumir como permanentes.

El comportamiento del mercado europeo refleja esas dudas sobre el crecimiento a largo plazo con un tono más bien lateral desde 2015, alternando ciclos alcistas y bajistas de corta duración y con una clara preferencia hacia valores defensivos y de crecimiento. Los sectores más cíclicos y expuestos a la guerra comercial (Bancos, Materias primas, Autos …) siguen llevándose la peor parte. A nivel global el sector tecnológico ha sido el más fuerte en los últimos años por su capacidad de crecimiento muy superior al de otros sectores. A corto plazo, sin embargo, el sector tecnológico está ahora especialmente expuesto a una fase de turbulencias por el potencial impacto negativo de una guerra de vetos entre compañías del sector."

[Volver]