La Carta de la Bolsa Imprimir Artí­culo

“Ignora los cantos de sirena de los ‘alcistas’: los mercados se estrellarán”

Lunes, 11 de Febrero de 2019 Carlos Montero

Los crash en los mercados de acciones son fáciles de ver en retrospectiva, pero son muy difíciles de ver mientras ocurren. Demasiadas personas asumen que una caída en el mercado de valores se manifestará como un evento de tipo "Lunes Negro", con una pérdida del 10% o 20% en un solo día. En realidad, los desplomes del mercado de valores duran mucho más. Durante la última crisis financiera, los mercados de valores alcanzaron su punto máximo en octubre de 2007, luego comenzaron a caer lentamente hasta 2008, antes de las grandes pérdidas a finales de 2008 e incluso más pérdidas a principios de 2009. El fondo del mercado no se alcanzó hasta marzo de 2009. Los mercados bursátiles tardaron 17 meses en ir de punta a punta.



A principios de 2008, muchos inversores todavía tenían esperanzas acerca de las perspectivas para 2008, incluso creyendo que los mercados de valores podrían continuar registrando rendimientos positivos a pesar de las "pequeñas caídas" que siguieron ocurriendo. Habían visto numerosos años consecutivos de crecimiento positivo en el mercado de acciones, por lo que no estaban preparados para ver la caída de los mercados.

Si bien hay algunas similitudes y algunas diferencias entre ahora y entonces, para finales de este año una cosa habrá sido cierta: actualmente estamos en medio de otra caída del mercado de valores a cámara lenta. Los inversores que no hayan tomado las medidas para proteger sus activos y que no actúen pronto sufrirán las consecuencias de su falta de acción.

- Las semillas para el desplome se sembraron hace mucho tiempo

Las caídas en el mercado de valores no aparecen de la nada. Son el resultado de chanchullos monetarios que ocurrieron años antes. Como los bancos centrales crearon billones de dólares en dinero nuevo de la nada para combatir la crisis financiera, los mercados financieros se llenaron de efectivo. Pero con la incertidumbre que rodea a la economía, los inversores tardaron años en recuperar la confianza y volver a los mercados de valores. El recuerdo de pérdidas del 50% tarda en desvanecerse.

De 2016 a 2018, los mercados de acciones experimentaron una buena racha, registrándose ganancias en gran parte de las Bolsas mundiales. Después de la debilidad inicial en el inicio de 2018, los mercados se recuperaron hacia finales de año, antes de sufrir su peor trimestre en décadas a finales de año. Y ahora los mercados han tenido su mejor enero en años, dejando a los "alcistas" del mercado de valores proclamar que lo peor ya pasó. No les creas.

- Lo peor está por venir

Con la posibilidad de que la fricción comercial de Estados Unidos con China se caliente, la posibilidad de un conflicto en Venezuela, Europa cayendo en recesión y una desaceleración de la economía de los EE.UU., 2019 se perfila como un mal año para la economía y para los inversores. Mientras, los "alcistas" del mercado de acciones continúan presionando a los inversores para que "compren en las caídas".

Esperar que los mercados de valores sigan subiendo solo porque hemos pasado una década sin crisis es un ejemplo estereotipado de esperar resultados futuros basados en resultados pasados. Los inversores que permanecen en los mercados de valores perderán su dinero con la misma seguridad que los inversores que buscan proteger sus activos los salvarán.

Con toda la incertidumbre que rodea la dirección de la economía y de los mercados de valores, cada vez más inversores están volviendo al oro. Durante la crisis de 2008, el oro ganó un 25% en valor, mientras que las acciones perdieron más del 50%. Pero una vez que los mercados de valores comenzaron a recuperarse, muchos inversores comenzaron a olvidarse del oro, atraídos por los rendimientos de dos dígitos que los mercados de acciones pueden anotarse anualmente en los buenos tiempos.

Los inversores más sabios, sin embargo, han estado volviendo al oro, al ver que todo está alineado para que el oro logre importantes ganancias este año y el próximo. Con el aplanamiento de la producción minera, el aumento de la demanda y la economía a punto de entrar en recesión, 2019 será el año para que el oro brille realmente.

Gracias a los ETFs, invertir en oro es más fácil que nunca.  El mayor fondo cotizado en bolsa (ETF) respaldado por tenencias físicas de oro es el SPDR Gold Share (GLD). Otros ETFs a considerar son: iShares Gold Trust (NYSEMKT: IAU) y iShares MSCI Global Gold Miners (código RING) si quiere invertir en mineras de oro.

[Volver]