La Carta de la Bolsa Imprimir Artí¬≠culo

La Fed pretende subir tipos, pero el aplanamiento de la curva rendimientos complica el debate

Jueves, 06 de Diciembre de 2018 Reuters

Altos cargos de la Reserva Federal dijeron que una sólida economía mantendrá intactos sus planes de subir tipos, pero el lunes una señal clave comenzó a flaquear, lo que podría intensificar el debate sobre si las condiciones son tan fuertes como parecen. El diferencial de tipos entre los bonos a 2 y a 10 años se redujo a su menor nivel en más de una década, cayendo por debajo de 0,15 puntos porcentuales. El diferencial, o "spread", se considera una referencia particularmente importante entre algunos responsables del banco central para medir los riesgos de una recesión y sopesar las dudas de los inversores sobre el futuro. Los inversores con frecuencia exigen mayores rendimientos para comprometer dinero durante períodos de tiempo más largo. Cuando los retornos a corto plazo suben, puede implicar dudas sobre el futuro inmediato. Una inversión de la curva de rendimientos ha precedido pasadas recesiones.

De hecho, una sección de la curva de rendimientos ya se invirtió, y es la que va entre la deuda a 3 y 5 años. El diferencial entre ambas pasó a -0,01 puntos porcentuales el lunes, la primera vez que ocurre desde 2007.

Después de meses en los que la preocupación por la curva de retornos había menguado, su repentino aplanamiento del lunes podría interrumpir lo que se consideraba un fuerte consenso en la Fed de seguir subiendo tipos en 2019.

El presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, aseguró que el organismo se encontraba ahora en un período "más desafiante" a medida que el crecimiento mundial se desacelera y partes de la economía estadounidense comienza a sentir el impacto del incremento de los tipos.

La curva "me dice que es prudente tener paciencia", afirmó Kaplan en Texas, donde se reúne con líderes empresariales y banqueros. Kaplan, un ex banquero de Goldman Sachs que dice observar la curva de rentabilidades varias veces al día, señaló el lunes que el menor diferencial entre los bonos del Tesoro a 2 y 10 años refleja expectativas de un débil crecimiento mundial.

ANALIZANDO LOS DATOS

Junto a la reducción del "spread", economistas analizaban el lunes una serie de datos económicos dispares. Por un lado, un sondeo de gerentes de compras indicó que la producción manufacturera crecería, pero la misma encuesta mostró precios más bajos.

Además, una caída del gasto en construcción llevó a analistas a reducir sus pronósticos de la expansión del Producto Interior Bruto.

También el lunes por la mañana, el vicepresidente de la Fed, Randal Quarles, afirmó que el banco central, aunque "dependiente de los datos", sigue una estrategia de la que no se apartará por "cada vacilación" de las estadísticas económicas.

Dicha estrategia ha llevado a la Fed a subir gradualmente los tipos de interés, con el mercado esperando una nueva alza en diciembre y tres más en 2019.

"Debemos depender de los datos, pero no reaccionar a cada fluctuación de la aguja (...) Hemos descrito con todas nuestras herramientas de comunicación un camino que está bastante claro", dijo Quarles. "Estamos siguiendo una estrategia y teniendo en cuenta los datos y los cambios significativos en la dirección", añadió.

La curva de rendimientos se acentuó con fuerza tras la reunión de la Fed de septiembre, cuando subió los tipos y el "spread" entre la deuda a 2 y 10 años se incrementó desde 0,22 puntos porcentuales a 0,34.

Pero desde entonces, ha caído de forma persistente, especialmente desde mediados de la semana pasada. Ahora se encuentra en su menor nivel desde julio de 2007, en víspera de una profunda recesión.

(Información de Howard Schneider y Ann Saphir; editado en español por Manuel Farías)

[Volver]