La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

España revisa al alza déficit 2012 tras cambio contable

Paul Day y Andrés González -  Miércoles, 27 de Marzo

España anunció el miércoles noticias dispares sobre la esperada recuperación de la economía española para finales de año, revisando el Gobierno al alza la cifra de déficit de 2012 mientras el banco central anunciaba un fuerte incremento en las entradas de capital y el IPC marcaba su mínimo en meses.

El mercado reaccionaba de forma negativa a la modificación al alza del objetivo de déficit e ignoraba las noticias positivas disparando el diferencial hasta los 375 puntos básicos, 14 puntos por encima del cierre del martes.

El Gobierno revisó al alza, aunque ligeramente, la cifra de déficit de 2012 tras modificar los criterios de contabilización, situando el nuevo déficit de 2012 en el 6,98 por ciento del PIB frente al 6,74 por ciento anterior, sin tener en cuenta los 3,5 puntos del PIB que pesan las ayudas a la banca acordadas con la Unión Europea.

La revisión del objetivo de déficit responde, según el Gobierno, a cambios en los criterios de Eurostat, que han obligado a contabilizar las devoluciones de impuestos desde el mismo momento en que son solicitadas por los contribuyentes.

"De acuerdo con el nuevo criterio, dichas devoluciones pasaran a registrarse en el ejercicio y por el importe que se solicitan por el contribuyente, con independencia de que hubieran concluido los controles administrativos sobre su procedencia, debiendo estimarse el importe que quede pendiente de pago de las devoluciones no abonadas a final del ejercicio", explicó la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás.

"Posteriormente, si resultaran cantidades menores a devolver, será necesario corregir dicha contabilización", añadió.

Teniendo en cuenta los nuevos criterios de contabilización que buscan armonizar el método con el de Eurostat, la secretaria de Estado de Presupuestos, Marta Fernández Currás, dijo que el déficit del Estado central en febrero se situó en el 2,22 por ciento frente al 1,25 por ciento, ya revisado, de enero.

El objetivo del déficit del Estado para 2013 es del 3,8 por ciento del PIB, mientras la meta establecida para el déficit total de las Administraciones Públicas (incluido ayuntamientos, regiones y Seguridad Social) es del 4,5 por ciento desde el 6,7 por ciento de 2012, según informó recientemente el Ministerio de Hacienda.

MEJORA EL ÁNIMO INVERSOR PERO COMERCIO SIGUE SUFRIENDO

Pocas horas antes de que el Gobierno sorprendiera al mercado con la revisión del déficit, el Banco de España anunciaba que el déficit por cuenta corriente español experimentó un descenso del 44 por ciento en un año, gracias al tirón de las exportaciones.

Sin embargo, la comparativa con diciembre quita lustre al dato de enero, ya que rompe la senda de tres meses consecutivos de superávit, al registrar un déficit por cuenta corriente de 2.644,8 millones de euros.

"El dato (de cuenta corriente) ha sido positivo pero ya esperado, debido a la mejora en la balanza comercial y en concreto por los exportaciones", dijo Estefanía Ponte, directora de estrategia y economía de Cortal Consors.

Los defensores del esperado cambio de ciclo de la economía española pueden ver no obstante un brote verde en las entradas netas de capitales, que se disparaban hasta los 30.373 millones de euros, aunque este dato todavía no tiene en cuenta el efecto desestabilizador del controvertido rescate de Chipre.

"Este dato confirma la tendencia de los meses pasados de vuelta de los inversores a España, aunque obviamente se trata de un indicador que no recoge el efecto Chipre", agregó, en referencia a las turbulencias de los últimos días por la polémica gestión europea del rescate de la isla.

Se espera que el tirón de las exportaciones se mantenga en los próximos meses y que sea el principal motor de la recuperación de la economía española, en un momento de atonía del consumo privado y fuertes restricciones presupuestarias por la consolidación fiscal.

"Cuando las exportaciones suponen el 33 por 100 del PIB, un porcentaje superior a la media de los países de la OCDE, no cabe considerarlas un vector marginal, sino un motor real de la recuperación de la economía española (...) si bien no son un sustituto suficiente de la demanda interna", dijeron en un informe reciente los analistas de Freemarket, que considera que España podría estar llegando al final del ciclo recesivo.

El buen comportamiento de las exportaciones contrasta con la debilidad de la demanda, que hizo que las ventas minoristas encadenaran 32 meses de caídas en febrero con un descenso del 8 por ciento.

"Las intenciones de gasto de los hogares siguen viéndose erosionadas por una mezcla tóxico de inseguridad de empleo, caída de las rentas diponibles de los hogares y la necesidad de mayor desapalancamiento", dijo Raj Badiani de IHS Global Insight.

El elevado desempleo en España y una mayor contracción de la demanda debido provocada por el alza del IVA llevan a esta casa de análisis a prever una contracción del gasto de los consumidores del 2,9 por ciento en 2013 y del 0,5 por ciento en 2014, tras una caída del 2,2 por ciento en 2012.

LOS CARBURANTES DAN UN RESPIRO AL IPC

Tras convertirse en los últimos meses en uno de los motivos de preocupación del ejecutivo y lanzar un paquete de medidas hace semanas para liberalizar el sector de los carburantes, el IPC adelantado reflejó en marzo una tendencia a la baja de los precios, cayendo a su nivel mínimo de ocho meses.

"Este resultado es consecuencia, principalmente, de la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes", dijo el organismo.

El IPC español bajó hasta una tasa interanual del 2,4 por ciento, frente al 2,8 por ciento de febrero.

En un intento por frenar la escalada de precio de los carburantes, el Ministerio de Industria lanzó en febrero un paquete de medidas para liberalizar el sector que, si bien no han podido afectar todavía plenamente al mercado, sí han mandado una señal de alerta a las petroleras y reducido el coste de este producto para los consumidores. (información de Julien Toyer; Editado por Tomás Cobos)




[Volver]