La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Banco

Santiago Niño Becerra -  Jueves, 23 de Octubre

No, no va de casinos. Ayer recibí un mail de un lector. Me hablaba de algo que le ha sucedido a un amigo que trabaja en un banco. (La acción transcurre en España).

“Me acaba de llamar un amigo que trabajaba en un banco y que hace unos meses, como no veía las cosas muy claras, se fue a trabajar a otro banco. Es un tío súper currante que cobrando 30.000 euros tenía que trabajar de 8 a 19h cada día y salía día sí y día también de la oficina después de recibir mil amenazas por si no cumplía objetivos.

Después de 10 meses y tres trimestres de cumplimiento seguidos desde que entró (habiendo pasado el periodo de prueba hace nada), esta mañana ha llegado a su sitio de trabajo le han dado una carta de despido procedente; el motivo: no cumple con las expectativas. Yo le he comentado que no te pueden despedir procedentemente sin aviso previo, pero como su indemnización sería de unos 2.000 euros ya se te los come un abogado si demandas (si no es más)”.

Me decía que cuando supiese más me diría más. Por la tarde me remitió otro mail:

“En el banco al que se fue le ficharon por 30.000. Cuando él se fue varios compañeros suyos también se fueron al mismo banco y lo que les pagaban ya era menos, hasta 10.000 euros menos.

Era comercial y le fijaron unos objetivos. El segundo trimestre se quedó un 8% por debajo, el tercer trimestre los superó. Cada semana tenía una llamada amenazante de que se iría a la puta calle sino hacía aún más, aparte de que no les dejaban salir de la oficina sin vender un tanto prefijado.

A primera hora de la mañana, llegó una persona de recursos humanos y le dio la carta de despido. Mi amigo leyó la carta y le dijo que cada mes había crecido su cartera, que había cumplido objetivos el último trimestre y que como le pueden decir en la carta que incide negativamente en la buena marcha de la entidad.

La persona de RRHH le dijo que era una carta tipo y que si se pueden ahorrar indemnizar pues mejor para el banco, y mucha gente no demanda porque sale más caro demandar que la indemnización recibida. Para acabar de rematar, le han llamado diciéndole que un curso de formación que le obligaron a hacer tendrá que pagarlo”.

Extraigan sus propias conclusiones.

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.




[Volver]