La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Culpa a las máquinas por los cambios bruscos del mercado de acciones, pero la respuesta está en ti

Carlos Montero - Miercoles, 14 de Febrero

La sabiduría popular dice que los techos de mercado son un proceso. Esto tiene sentido cuando piensas en la psicología del mercado. En un mercado en alza, se compra en cada retroceso, lo que nos condiciona a pensar que en las próximas caídas el mercado se comportará como en las anteriores. Pero, finalmente, los rebotes se producen con menos entusiasmo y el grito de guerra de "comprar en las caídas" se transforma en "vender en el rebote".

Esto generalmente se desarrolla durante semanas y meses porque en un mercado alcista, la psicología de los inversores no se frena en seco, sino que gira como un crucero. El techo de 1969 proporciona una buena visión de cómo se produce esto.


Los mercados suelen comenzar a girarse antes de caer por el hueco del ascensor.

En octubre de 1929, el promedio Dow Jones Industrial ya estaba un 30% por debajo de sus máximos de agosto y había pasado más de un mes por debajo de su media móvil de 50 días. El 18 de octubre de 1987, el viernes antes del colapso, el Dow estaba un 18% por debajo de los máximos de agosto y, nuevamente, había pasado algunas semanas por debajo de su media móvil de 50 días. No creo que la media de 50 días sea una línea mágica más importante que la de 20 días, solo la utilizo aquí para señalar que en los techos de los mercados anteriores, hubo un deterioro antes de una caída vertical.

Esta vez, hubo muy poca advertencia. Ahora, lo que acaba de suceder no es nada en comparación con los crash de 1929 y 1987, pero la medida reciente no tiene precedentes en términos de la rapidez con la que las acciones cayeron desde un máximo histórico. 

El 26 de enero de 2018, el promedio industrial Dow Jones cerró en un máximo histórico. El jueves, nueve días después, cerró más del 10% por debajo de esos máximos. Esta es la primera vez (desde 1900) que el Dow cerró en un máximo histórico y disminuyó un 10% en los siguientes nueve días (en 1928 registró un máximo histórico, luego disminuyó un 9% en nueve días).

El techo en V que acabamos de experimentar es un gran recordatorio de que cualquier cosa puede suceder, y solo porque algo nunca haya sucedido no significa que no pueda suceder. Como dijo Josh Brown el domingo: "Si hubiera reglas rígidas, todas las seguiríamos".

No sé si este ha sido el techo, pero sin duda fue un top, incluso si resulta ser de corta duración.

 

El Dow marcó 11 máximos de cierre de todos los tiempos durante los primeros 18 días del año, y los inversores respondieron inyectando un récord de 58 mil millones de dólares en acciones en las cuatro semanas que finalizaron el 17 de enero. El techo en V atrapó a los inversores desprevenidos y provocó que salieran en estampida, ya que la semana pasada retiraron un récord de 30.600 millones de dólares de fondos de acciones.

 

El RSI, un indicador de impulso, acaba de experimentar su mayor descenso de dos semanas de todos los tiempos. No hay duda de que lo que acaba de ocurrir fue un giro sorprendente de los acontecimientos. Sin embargo, el hecho de que los inversores escapen del riesgo no es una sorpresa. Según SentimenTrader, El SPI perdió el 9% de sus activos, la mayor cantidad en cualquier período de cinco días desde 2011.

Los avances en el trading han facilitado que las personas compren y vendan. Y debido a la velocidad a la que se propagan las noticias, tal vez no debería sorprendernos ver que los inversores reaccionaran tan rápido como lo hicieron.

Hubo una reacción instintiva para culpar a las máquinas por el rápido declive, y tal vez exacerbaron la venta masiva, pero no olvidemos que los seres humanos son perfectamente capaces de hacer que las acciones caigan. Tras el retroceso del 48% en el mercado en 1973-1974, los inversores realizaron retiradas de sus fondos de inversión de acciones durante 24 trimestres consecutivos, desde el segundo trimestre de 1975 hasta el primer trimestre de 1981.

Finalmente tenemos algo de qué hablar. Las acciones pasaron dos años sin volatilidad y una semana con dos años de volatilidad. Nadie sabe si lo peor ya ha pasado o si solo está comenzando.

Culpe a las máquinas si lo desea, pero solo usted es responsable de cómo responder a esto.




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta