La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

El petróleo podría ser la “Nueva Grecia” para Europa

Carlos Montero -  Martes, 06 de Marzo

Las preocupaciones sobre el coste del crudo Brent están incrementándose poco a poco, con el mercado advirtiendo que Europa podría estar en el centro de un shock del precio del petróleo. Y de este miedo creciente se hace eco el influyente diario Wall Street Journal, destacando que la subida del crudo podría ser "la Nueva Grecia" para Europa.

El riesgo derivado de los altos precios del petróleo ha adelantado a la crisis de deuda en la eurozona, convirtiéndose en el problema más apremiante al que se enfrenta la economía mundial. La subida inexorable del petróleo ha provocado que HSBC ya la haya etiquetado como  "la Nueva Grecia", dejando también entrever que el miedo a un contagio griego al resto de Europa se ha suavizado en los últimos meses.

Se espera que los altos precios del petróleo pesen sensiblemente en la débil economía del viejo continente, en tanto que los problemas de suministro y la fuerte demanda en los mercados emergentes no sugieren un alivio en el corto plazo.

Los consumidores en algunas zonas de Europa ya están pagando precios récord en la gasolina, después de que el Brent tocara máximos en términos de euros y libras en las últimas semanas. Pero la subida del petróleo también alimenta un aumento de los precios de otros bienes, así como una reducción de la renta disponible de los consumidores.

La tensa relación entre Irán y Occidente ha dejado al mercado nervioso ante posibles problemas de suministro, mientras que los problemas internos en el sur de Sudán, Siria y Yemen ya han mellado las exportaciones de petróleo de esos países durante este año.

El Brent superó los 94,80 euros y las 79,09 libras por barril la semana pasada cuando se dispararon rumores, posteriormente desmentidos, de una explosión de un oleoducto en Arabia Saudita.

Neil Dutta, un economista americano de Bank of America Merrill Lynch, calificó el impacto de los altos precios del petróleo en la economía global como "inequívocamente negativo" y dijo que, como resultado, ahora es más probable que Europa caiga en una recesión más profunda.

Los analistas de UBS estiman que cada aumento de 10 dólares en el precio del petróleo equivale a un descenso de entre 0,2 puntos a 0,3 puntos porcentuales en el crecimiento europeo, si el incremento de los precios es impulsado exclusivamente por una caída de la oferta. Debido a que las expectativas del aumento de la demanda también han contribuido al aumento de los precios durante este año, el impacto podría no ser tan grave.

Sin embargo, el impacto en la economía ya se está haciendo evidente.

La tasa de inflación se elevó al 2,7% en febrero, frente al 2,6% de enero, según cifras preliminares de Eurostat, la agencia de estadísticas de la Unión Europea, aún por encima del objetivo del Banco Central Europeo de algo menos del 2%.

En el Reino Unido, los costes de las materias primas para las compañías manufactureras aumentaron fuertemente en febrero, debido principalmente a mayores precios del petróleo, mientras que los nuevos pedidos se desaceleraron, de acuerdo con la encuesta de gerentes de compras.

"Si esta combinación de aumento de los costes y la débil demanda persiste, será cada vez más difícil mantener el crecimiento de la producción y la creación de empleo", dijo Rob Dobson, economista senior de Markit, la compañía que comunica los datos de la encuesta.

Por otra parte, las sanciones a Irán harán cada vez más difícil el suministro de petróleo a Europa. La región, que es un importante comprador de crudo iraní, quiere imponer un embargo total de petróleo a partir del 1 de julio.

"Estamos hablando del epicentro de la crisis (Europa)", dijo Dutta.

Italia, España y Grecia, tienen todas unas elevadas necesidades de petróleo iraní.

El poder de los consumidores europeos para influir en el mercado petrolero mundial a través de una demanda más débil es limitado, ya que el enorme crecimiento en la industrialización de las economías de Asia ha desplazado hacia el este la demanda de petróleo.

"Necesitaríamos una caída de la demanda en todos los ámbitos, como en 2008 para ver una brusca caída de los precios, especialmente teniendo en cuenta los factores que apoyan los precios, como los riesgos sobre el suministro y la amplia liquidez" de los bancos centrales que ha llevado a algunos inversores a comprar activos de mayor riesgo, como materias primas, dijo Carsten Fritsch, analista de Commerzbank.

Los analistas de Bank of America Merrill Lynch dijeron en una nota publicada la semana pasada, que los 130 dólares por barril deben verse como un umbral clave para el Brent, ya que precios del petróleo por encima de este nivel podrían catalizar una recesión mundial. Sin embargo, otros analistas dijeron que el punto de inflexión probablemente sea más alto.

Fuentes. Wall Street Journal




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta