La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Goldman Sachs ¿el banco con mayor potencial en EE.UU.?

Andrés Cardenal, Sala de Inversión América  -  Jueves, 31 de Enero

El pasado 16 de enero, Goldman Sachs sorprendió al mercado con unos resultados financieros por encima de las expectativas, lo que funcionó como combustible para que las acciones del marcaran nuevos máximos del año por encima de los 144 dólares. Aunque se podría esperar una corrección a corto plazo de sus acciones, a medio y largo plazo sus títulos aún cuentan con potencial alcista.

Antes de la crisis financiera en Estados Unidos, el sector de banca de inversión estaba dominado por cinco grandes bancos: Goldman Sachs, Morgan Stanley, Merrill Lynch, Lehman Brothers y Bear Stearns. Después de que explotara la burbuja crediticia, el mercado se ha consolidado, y Goldman Sachs se ha posicionado como el banco más agresivo y con mayor potencial de crecimiento dentro del sector.

Mientras que Lehman Broathers acabó en quiebra, Bear Sterns y Merril Lynch fueron adquiridos por JP Morgan y Bank of America respectivamente. Por su parte, Goldam Sachs y Morgan Stanley, se mantuvieron independientes después de recibir capital del gobierno estadounidense y de inversores particulares para capear la crisis.

El mercado se redujo entonces a una pequeña cantidad de jugadores, y aunque JP Morgan ostenta una exposición considerable al negocio de banca de inversión, se podría decir que Goldman Sachs y Morgan Stanley son los únicos dos bancos dedicados principalmente a esta industria entre las grandes instituciones bancarias de Estados Unidos.

Además, Goldman se diferencia de sus competidores al tener una actitud de búsqueda de crecimiento y rentabilidad mucho más agresiva. Mientras que Morgan Stanley está reduciendo su exposición a las líneas de negocios más complejas, y JP Morgan busca la manera de contener su exposición al riesgo tras el escándalo de “la ballena de Londres” – London Whale – Goldman ha aumentado sus actividades de trading y otros negocios que le permiten incrementar su rentabilidad frente al resto.

Tras la crisis, el marco regulatorio para los bancos de inversión se ha vuelto más estricto, y por ende, los niveles de riesgo que pueden asumir son sensiblemente menores. No obstante, Goldman Sachs parece ser el único que está buscando sacar provecho de las oportunidades que aún quedan en operaciones de trading con capital propio y otro tipo de operaciones que, aunque riesgosas, pueden generar grandes tasas de rentabilidad si se realizan en forma adecuada.

Tras la nueva “regla de Volker” por ejemplo, las operaciones de trading con capital propio de los bancos deben tener un plazo de duración mayor a los 60 días, lo cual excluye ciertas transacciones de corto plazo más arriesgadas. A diferencia de sus competidores, Goldman Sachs ha estado incrementando participación en esta clase de negocio, lo que le permite aumentar la rentabilidad de sus activos.

El banco consiguió elevar sus ganancias del último trimestre hasta 5,6 dólares por acción, un crecimiento exponencial frente a los 1,84 dólares por acción que la compañía ganó en el mismo trimestre del año anterior. Si bien este crecimiento tan vertiginoso difícilmente pueda mantenerse en el tiempo, lo cierto es que Goldman Sachs está bien posicionado para crecer más rápidamente que sus competidores a medio plazo.

Actividades como la compra venta de activos por parte de clientes, emisiones de nuevos instrumentos financieros – bonos y acciones - de las empresas y fusiones y adquisiciones entre otras, suelen ser muy rentables para esta clase de instituciones que intermedian en las mismas.

Al expandirse más rápidamente que la competencia, Goldman está en condiciones de ganar participación de mercado y beneficiarse del crecimiento a largo plazo en este tipo de negocios. De hecho, el banco ocupó el primer lugar en colocaciones de acciones en el último año, y las ganancias por colocaciones de deuda estuvieron en niveles máximos desde el año 2007.

Si bien el balance del banco ha mejorado notablemente en los últimos años en base a aumentos de liquidez y mejoras patrimoniales, los inversores deben tener en cuenta que siempre es posible llevarse sorpresas desagradables en esta clase de acciones, dado que se exponen permanentemente a ganar o perder dinero en los mercados con sus operaciones financieras de diferente tipo. Por lo tanto, es recomendable tener siempre presentes los riesgos de la inversión.

Para Goldman Sachs tenemos un precio objetivo de 170 dólares por acción frente al precio actual de 144,5. Recomendamos la colocación de stop loss por debajo de 130 dólares por acción.

www.saxobank.es saladeinversion.es




[Volver]