La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Haciendo estas 3 cosas tendrás más suerte en la vida

Carlos Montero - Jueves, 17 de Septiembre

Muchos creen que la suerte es algo que llega cuando menos te lo esperas. Es algo parecido a estar en el lugar correcto, en el momento apropiado. La profesora de emprendimiento de Stanford, la Dra. Tina Seelig, quiere que te olvides por completo de esa percepción de la suerte. Tras 20 años de observaciones de lo que hacen algunas de las personas más afortunadas, puede decir esto: las personas más afortunadas tienden a ser las que se crean esa suerte.

En una charla en TED, Seelig usa una analogía sobre el viento para describir la suerte. A veces es una brisa ligera. A veces es un vendaval. Pero nunca se sabe realmente cuándo, o de qué dirección, vendrá.

Su consejo es que construyas la vela. Poco a poco, estarás más equipado para atrapar esa suerte cuando pase. Así es como entrena a sus alumnos para mejorar la probabilidad de que la suerte les toque.

- Toma riesgos. Sal de tu zona de confort

Hemos escuchado este consejo antes. Seelig se vuelve más táctico. Desafía a sus alumnos a pensar estratégicamente sobre los riesgos que deben correr para abrirse a la suerte. Serán diferentes para usted que para la persona sentada a tu lado.

Estos riesgos pueden ser pequeños pasos, algo que solíamos hacer todo el tiempo cuando éramos niños. Por ejemplo, andar en bicicleta: Pasar de los ruedines a un vehículo de dos ruedas requiere un riesgo y una incomodidad. Se necesitan varios intentos para finalmente recuperar el equilibrio y andar en línea recta. Pero cada intento te acerca al objetivo.

En su clase, Seelig pide a sus alumnos que hagan un ejercicio de análisis de riesgos. Ella los desafía a calificar su nivel de comodidad con los siguientes tipos de riesgo:

Intelectual
Físico
Financiero
Emocional
Social
Político
Ético

Los estudiantes comparan sus "riesgómetros" y se dan cuenta de que no hay dos iguales. Los anima a que se esfuercen por afrontar los riesgos que les resultan más incómodos. Por ejemplo, si eres más introvertido y tímido, podrías desafiarte a hablar con alguien que no conoces.

Asumir todos estos micro-riesgos no garantizará el éxito. Pero la dirección en la que algunos riesgos podrían llevarlo podría ser sorprendente.

Seelig finalmente consiguió su primer contrato editorial al entablar una conversación con un extraño a su lado en un avión. Parece que tuvo un golpe de suerte, pero nunca habría sucedido si se hubiera puesto los auriculares e ignorado a su compañero de asiento.

- Muestre aprecio, incluso en el rechazo

Como muchos investigadores de la felicidad, Seelig acepta plenamente la gratitud. Demostrar agradecimiento puede llevarle bastante lejos, incluso cuando esté decepcionado con el resultado.

Quizás no le ofrecieron el trabajo de sus sueños. Quizás fue rechazado rotundamente por lo que pensaba que era una oportunidad perfecta. Trágate tu orgullo. Tómese un momento para reflexionar sobre lo que aprendió de la experiencia. Luego agradezca a las personas que le ayudaron en el camino.

"Cuando alguien hace algo por usted, se está tomando el tiempo que podría dedicar a sí mismo o a otra persona", dice Seelig.

Expresar gratitud incluso cuando es difícil es un gran paso que muchos no dan, pero Seelig dice que es fundamental crear tu propia suerte.

Dirige algunos programas de becas altamente competitivos en Stanford. Cuando la gente no entra, Seelig suele recibir notas. Algunos se quejan. Otros piden consejor para tener más suerte la próxima vez. Una nota se destacó por encima de todas. Un estudiante llamado Brian, que había sido rechazado dos veces, escribió: "Quiero agradecerles la oportunidad. Aprendí mucho durante el proceso de solicitud".

Seelig terminó reuniéndose con Brian. Desarrollaron juntos un programa de estudio independiente personalizado. No terminó entrando en su programa, pero quizás consiguió algo aún mejor. Todo tras una nota de agradecimiento tras ser rechazado.

- Encuentra las cosas buenas en las malas ideas

¿Tienes una idea pero te preocupa que sea nefasta? Podría ser. Pero probablemente haya algo bueno de ella que puedas extraer.

Seelig no cree que las ideas sean buenas o malas. "De hecho, las semillas de ideas terribles son a menudo algo verdaderamente extraordinario", dice. Ella anima a los estudiantes a mirar las malas ideas con una lupa de posibilidad.

Lo que en última instancia resulta ser una idea buena y viable, puede que nunca se le ocurra en un momento repentino. Es como la suerte. Tanto la suerte como las ideas notables son multidimensionales y de múltiples capas.

"Rara vez vemos todas las palancas que entran en juego para hacer que la gente tenga suerte", explica Seelig. Lo mismo ocurre con empresas de éxito e ideas multimillonarias. Probablemente hubo muchas malas ideas por el camino, dando varios giros y vueltas.

Cada uno de estos pasos aporta algo diferente a tu futuro afortunado. Toma pequeños riesgos. Da las gracias más a menudo. Extrae lo bueno de las malas ideas. Con el tiempo, todos se unen para construir tu vela. Cuando la suerte te toque, estarás listo para atraparla.




[Volver]