La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Invertir: “esta vez ganará lo verde, tras el fracaso de hace 13 años. Pero, como entonces, dejará a muchos colgados de la brocha”

Mar Revuelta - Martes, 23 de Febrero

Sucedió hace trece años y sucederá ahora. Se impuso la moda, la pasión por la ecología y lo verde. Unas cosas lo son y otras, no."Pasó lo mismo antes con las inmobiliarias y pasó lo mismo, con determinadas compañías cotizadas en la Bolsa española, que imprimieron en sus logotipos el sello de lo verde.com y de la energía renovable. La especulación más aguerrida tomó asiento en la primera fila de compañías como Solaria, Sniace, Fersa y más tarde lo hicieron en constructoras, alimentarias y todo lo que volvía a oler a limpio, aunque luego no lo fuera así. Hoy, como hace trece años, sí trece años, en nuestra gestora recordamos la advertencia de que muchos se quedarían en esa ocasión con la brocha en la mano, como tantos otros se quedaron colgados de la pared y sin red no hace mucho ¿Ya nadie se acuerda de Terra en el 2000 o de Solaria en el 2007? Inversión sostenible, transición hacia las energías limpias luce en bancos, eléctricas, constructoras y en todos los sectores cotizados. Sospechamos, que gran parte de lo mejor está ya cotizado", dice el analista jefe de una gran gestora, que añade:

Las advertencias de la burbuja verde aumentan a medida que el dinero se vierte en acciones renovables. Los fondos globales vinculados a principios ambientales, sociales y de gobernanza obtuvieron casi $ 350 mil millones el año pasado, en comparación con $ 165 mil millones en 2019. Una oleada de Spacs verdes también ha llegado al mercado.

https://ft.com/content/0a3d0af8-7092-44c3-9c98-a513a22629be

Holger Zschaepitz@Schuldensuehner

"Acciona, Abengoa, Gamesa, Cepsa, Iberdrola, Ence, Sniace, Elecnor, Ebro Puleva, Solaria, Urbas…eran los protagonistas de la Bolsa en las postrimerías de 2007. Esto es lo que escribíamos en lacartadelabolsa entonces: “Los bancos han perdido gran parte de su encanto sensual en asuntos de la Bolsa, que apuesta ahora por lo verde y renovable. Dicen los expertos que podría tratarse de un cambio táctico, sin más, propiciado por las nuevas tendencias internacionales, dada la carestía del petróleo y de otras materias primas, pero recomiendan mucha prudencia en este trasvase ¿Por qué? La razón está en la nula selección de valores que, con frecuencia, hacen inversores y gestores..."

"Como se demostró en 2000 con las punto.com no todo vale, no todas las compañías que cuelgan de sus productos la etiqueta de verde y renovable en realidad es así. En las últimas semanas se ha detectado un movimiento lineal, sin distinciones, lo que entraña serios peligros en las estrategias de inversión. Gran parte del dinero que ha salido del corro de los bancos se ha ido a este tipo de compañías. Eso es lo que dicen los operadores mejor informados del mercado nacional...”

"Y, en efecto, estalló en esos momentos la burbuja de lo renovable.com, de lo verde.com Las cotizaciones de muchas de estas compañías involucradas en el fenómeno acumularon, después, descensos tras descensos. Alguna, como Sniace han quebrado..."

"Hay más. A finales de 2007 insistíamos en que se trata de uno de los fenómenos que mayor volumen de propaganda ha generado en los últimos meses, antes y después de la elección de Obama como presidente de Estados Unidos. Energías Renovables hasta en la sopa, para dar y tomar. España, según se repetía en los mejores foros internacionales, juega un papel muy importante en este sector. No obstante, la Bolsa no sólo no cotiza con entusiasmo este fenómeno, sino que acusa movimientos progresivos a la baja. Pocos años después de 2000 nadie se acordaba de la moda de Lo Verde. Ahora resurge con otro nombre, otro planteamiento, pero no muy diferente al pasado

Ya saben: "Estamos en un punto del ciclo tecnológico en el que los inversores están empezando a convertirse en inversores de puro impulso". La gente cree que la tecnología ya no es cíclica. Es algo nuevo. Es algo diferente. Y, eso suena un poco como marzo del 2000 ' (Richard Bernstein). Vuelve a sonar la palabra burbuja. Se escucha por todas partes, más en los medios de los denominados expertos, que en otros círculos..."

En Bolsa, es cierto, siempre han existido burbujas. Quizá la más llamativa fue la de las punto.com. Luego llegó la pasión y quiebra de lo verde, de la energía limpia y ahora todos los que tienen muchos (o pocos) euros proclaman las excelencias de las Fintech y de nuevos actores en el mercado de la desintermediación financiera. Y todo, porque la banca está acorralada. En muy poco tiempo se han disparado multitud de alarmas desde los sitios más recónditos. Crece el número de nuevos actores en el mercado buscando el pelotazo tecnológico y el pelotazo verde, pero no todos van a prosperar.

***

Un recordatorio de que las tendencias de inversión populares pueden tener una vida útil corta: los ETF que se enfocan en los temas más candentes en realidad perdieron hasta un 5% por año sobre una base ajustada al riesgo entre 2000 y 2019, muestra una nueva investigación.

Lisa Abramowicz@lisaabramowicz1




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta