La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

BOLSA, ni hora bruja ni dinero sobre el tapete. Alcistas y bajistas se cargan de razones. Todo es interpretable. Otra cosa es quién acierta

Kali Mero - Viernes, 20 de Mayo

Ni un euro sobre el tapete. Ni hora bruja, ni na de na. El vencimiento simultáneo de futuros de acciones, futuros sobre índices bursátiles y opciones sobre acciones, tradicionalmente se caracterizaba por un aumento considerable del negocio inducido por este hecho. Este viernes no ha seguido el patrón. El «rollover», ese proceso de prórroga de la fecha de vencimiento de un préstamo, lo que suele suponer un cargo adicional, se efectúa jornadas anteriores. Lo comentaba ayer. La ruleta comenzó con bríos antes de la apertura de Wall Street, pero terminó cayendo en sus brazos, como siempre. Siguen las malas noticias relacionadas con el consumo y su fuerte impacto en las compañías afectadas. Alcistas y bajistas se cargan de razón. Todo es interpretable. Otra cosa es quién acierta. Atentos, así, al apunte, que sigue (gráfico incluido) y a continuación la crónica del día:

"Los diferenciales de crédito de alto rendimiento de EE. UU. han aumentado a 492 pb, sus niveles más amplios desde noviembre de 2020. Pero en comparación con otras correcciones importantes del mercado de valores, este es el diferencial más bajo que hemos visto y aún está por debajo del promedio histórico de 543 pb. (nota: los datos de difusión se remontan a diciembre de 1996). "Puedes interpretar esto de una de dos maneras: 1) Interpretación alcista: el mercado de crédito es el dinero inteligente y no cree que nos dirigimos a la recesión. 2) Interpretación bajista: el mercado crediticio aún no está valorando el riesgo creciente de recesión, se necesita más dolor antes de tocar fondo", señala Charlie Bilello@charliebilello

Moderadas alzas al cierre de las bolsas europeas, en una sesión de más a menos, para finalizar la semana en niveles muy parecidos a los que la iniciamos. Notable mejora del aspecto técnico de los selectivos. Mejora que aumentará si el Eurostoxx 50 es capaz de superar a cierre el nivel de los 3.750 puntos. Veremos si la semana que viene es capaz de hacerlo.

Pero en este cierre de mercado no le vamos a hablar sobre las bolsas, la renta fija, datos macro, o declaraciones de los miembros de los Bancos Centrales, sino de algo mucho más importante: El drama humano que puede producirse ante el carecimiento de los alimentos. Una posible catástrofe alimenticia como define en el siguiente análisis The Economist:

Al invadir Ucrania , Vladimir Putin destruirá la vida de las personas que se encuentran lejos del campo de batalla, y en una escala que incluso él puede lamentar. La guerra está golpeando un sistema alimentario global debilitado por el covid-19 , el cambio climático y un shock energético. Las exportaciones de cereales y semillas oleaginosas de Ucrania se han detenido en su mayoría y las de Rusia están amenazadas. Juntos, los dos países suministran el 12% de las calorías comercializadas. Los precios del trigo, que subieron un 53 % desde principios de año, aumentaron otro 6 % el 16 de mayo, después de que India dijera que suspendería las exportaciones debido a una alarmante ola de calor.

La idea ampliamente aceptada de una crisis del costo de vida no comienza a captar la gravedad de lo que se avecina. António Guterres, el secretario general de la ONU, advirtió el 18 de mayo que los próximos meses amenazan “el espectro de una escasez mundial de alimentos” que podría durar años.

El alto costo de los alimentos básicos ya ha elevado el número de personas que no pueden estar seguras de obtener lo suficiente para comer en 440 millones, a 1600 millones. Casi 250 m están al borde de la hambruna. Si, como es probable, la guerra se prolonga y los suministros de Rusia y Ucrania son limitados, cientos de millones de personas más podrían caer en la pobreza. El malestar político se extenderá, los niños sufrirán retrasos en el crecimiento y la gente morirá de hambre.

Putin no debe usar la comida como arma. La escasez no es el resultado inevitable de la guerra. Los líderes mundiales deberían ver el hambre como un problema global que requiere urgentemente una solución global.

Rusia y Ucrania suministran el 28% del trigo comercializado a nivel mundial, el 29% de la cebada, el 15% del maíz y el 75% del aceite de girasol. Rusia y Ucrania aportan alrededor de la mitad de los cereales importados por Líbano y Túnez; para Libia y Egipto la cifra es de dos tercios. Las exportaciones de alimentos de Ucrania proporcionan las calorías para alimentar a 400 millones de personas. La guerra está interrumpiendo estos suministros porque Ucrania ha minado sus aguas para disuadir un asalto y Rusia está bloqueando el puerto de Odessa.

Incluso antes de la invasión, el Programa Mundial de Alimentos había advertido que 2022 sería un año terrible. China, el mayor productor de trigo, ha dicho que, después de que las lluvias retrasaran la siembra el año pasado, esta cosecha podría ser la peor de su historia. Ahora, además de las temperaturas extremas en India, el segundo mayor productor mundial, la falta de lluvia amenaza con socavar los rendimientos en otros graneros, desde el cinturón de trigo de Estados Unidos hasta la región francesa de Beauce. El Cuerno de África está siendo devastado por su peor sequía en cuatro décadas. Bienvenidos a la era del cambio climático.

Todo esto tendrá un efecto doloroso sobre los pobres. Los hogares de las economías emergentes gastan el 25% de sus presupuestos en alimentos, y en África subsahariana hasta el 40%. En Egipto, el pan proporciona el 30% de todas las calorías. En muchos países importadores, los gobiernos no pueden permitirse subsidios para aumentar la ayuda a los pobres, especialmente si también importan energía, otro mercado en crisis.

La crisis amenaza con empeorar. Ucrania ya había enviado gran parte de la cosecha del verano pasado antes de la guerra. Rusia todavía está logrando vender su grano, a pesar de los costos y riesgos adicionales para los transportistas. Sin embargo, los silos ucranianos que no han resultado dañados por los combates están llenos de maíz y cebada. Los agricultores no tienen dónde almacenar su próxima cosecha, que comenzará a fines de junio, por lo que podría pudrirse. Y les falta el combustible y la mano de obra para plantar el siguiente. Rusia, por su parte, puede carecer de algunos suministros de las semillas y pesticidas que suele comprar a la Unión Europea.

A pesar del aumento vertiginoso de los precios de los cereales, es posible que los agricultores de otras partes del mundo no compensen el déficit. Una razón es que los precios son volátiles. Peor aún, los márgenes de beneficio se están reduciendo debido al aumento de los precios de los fertilizantes y la energía. Estos son los principales costos de los agricultores y ambos mercados se ven afectados por las sanciones y la lucha por el gas natural. Si los agricultores reducen el uso de fertilizantes, los rendimientos globales serán más bajos en el momento equivocado.

La respuesta de los políticos preocupados podría empeorar una mala situación. Desde que comenzó la guerra, 23 países desde Kazajstán hasta Kuwait han declarado severas restricciones a las exportaciones de alimentos que cubren el 10% de las calorías comercializadas a nivel mundial. Más de una quinta parte de todas las exportaciones de fertilizantes están restringidas. Si el comercio se detiene, se producirá la hambruna.

El escenario está preparado para un juego de culpas, en el que Occidente condena a Putin por su invasión y Rusia condena las sanciones occidentales. En verdad, las interrupciones son principalmente el resultado de la invasión de Putin y algunas sanciones las han exacerbado. El argumento podría convertirse fácilmente en una excusa para la inacción. Mientras tanto mucha gente pasará hambre y algunos morirán.

En cambio, los estados deben actuar juntos, comenzando por mantener abiertos los mercados. Esta semana Indonesia, fuente del 60% del aceite de palma del mundo, levantó una prohibición temporal a las exportaciones. Europa debería ayudar a Ucrania a enviar su grano por ferrocarril y carretera a puertos en Rumania o los países bálticos, aunque incluso los pronósticos más optimistas dicen que solo el 20% de la cosecha podría salir de esa manera. Los países importadores también necesitan apoyo, para que no terminen hundidos por facturas enormes. Los suministros de emergencia de cereales deberían ir solo a los más pobres. Para otros, el financiamiento de importaciones en condiciones favorables, tal vez proporcionado a través del fmi , permitiría que los dólares de los donantes rindieran más. El alivio de la deuda también puede ayudar a liberar recursos vitales.

Hay margen para la sustitución. Alrededor del 10% de todos los granos se utilizan para producir biocombustibles; y el 18% de los aceites vegetales se destinan al biodiésel. Finlandia y Croacia han debilitado los mandatos que requieren que la gasolina incluya combustible de cultivos. Otros deberían seguir su ejemplo. Se utiliza una enorme cantidad de cereales para alimentar a los animales. Según la Organización para la Agricultura y la Alimentación, los cereales representan el 13 % de la alimentación seca del ganado. En 2021, China importó 28 millones de toneladas de maíz para alimentar a sus cerdos, más de lo que Ucrania exporta en un año.

El alivio inmediato vendría de romper el bloqueo del Mar Negro . Aproximadamente 25 millones de toneladas de maíz y trigo, equivalente al consumo anual de todas las economías menos desarrolladas del mundo, están atrapadas en Ucrania. Se deben incorporar tres países: Rusia debe permitir el envío ucraniano; Ucrania tiene que desminar el acceso a Odessa; y Turquía necesita dejar escoltas navales a través del Bósforo.

Eso no será fácil. Rusia, luchando en el campo de batalla, está tratando de estrangular la economía de Ucrania. Ucrania se resiste a limpiar sus minas. Convencerlos de que cedan será una tarea para los países, incluidos India y China, que se han quedado al margen de la guerra. Los convoyes pueden requerir escoltas armadas respaldadas por una amplia coalición. Alimentar a un mundo frágil es asunto de todos.




[Volver]