La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Miedos, temores y otros pánicos

Santiago Niño Becerra - Miercoles, 28 de Septiembre Dice el presidente Obama que la situación de Europa asusta al mundo, ¡y eso lo dice USA!. Lo de que "˜El diablo está en los detalles"™ es más que cierto, vaya que sí. USA, una economía que necesita que cada día le entren por la puerta 2.500 M de USD para seguir viviendo dice que Europa asusta al mundo. ¡Pero si USA se mantiene en pie, en gran medida gracias a Europa!.

La economía USA está deshecha, como la de todos los países: eso es la globalización. En “˜The Company Men”™ (John Wells, 2010; si no lo han hecho, véanla, eso sí, pasando del canto patrio del final) queda muy diáfanamente claro dónde está la economía USA: en un lugar en el que ya no es rentable construir buques (ni nada) y dónde la especulación financiera enriquece a unos cuantos pero crea cero empleos. (La escena en la que, entre dos oleadas de despidos de 5.000 trabajadores, uno de los superjefes le dice a uno de sus segundo que las acciones de la empresa han subido dos puntos y ha ganado medio millón es antológica).

Ahora toca hablar de Europa (se ve que todo a la vez es demasiado complicado), pero, ¿en qué estado se halla la banca estadounidense?, ¿y sus compañías aseguradoras?, ¿y la economía pública de sus Estados federados?; ¿cómo se está financiando su deuda pública, y su deuda privada?; ¿de qué manera van a resolver, quienes dicen en USA que Europa asusta, que a día de la fecha el 50% de su desempleo es de larga duración “¦ teniendo en cuenta que la economía USA no crea empleo ni lo va a crear?.

USA le dice a Europa que resuelva el problema de la deuda de sus países más débiles inyectando lo que sea necesario en el FEEF o en el FOOF, pero USA exporta sus problemas a través de una deuda que cada vez vale menos y de un dólar que vale lo que por él se quiere reconocer. ¿Qué mostrará la auditoría a la que se someterá la economía USA una vez finalice a la que se está sometiendo a la europea?. ¿Quién va a adquirir la deuda USA tras esa auditoría?. ¿Continuará aceptándose el dólar como hasta ahora?.

Europa, se dice, tiene que aumentar el FEEF y comprar deuda de los países que están desahuciados, e inyectar pasta en las entidades financieras chungas, y ayudar preventivamente a quien lo necesite: ¡ya se habla de dos billones!. Pienso que es absurdo porque no es cuestión de billones (unos billones que no existen). Si con 0,44 billones se podían comprar X semanas, con 2 billones se podrán comprar 4,5X semanas; más tiempo: sólo eso.

Ampliar el FEEF: pasta de todos para tapar los agujeros formados por modos de hacer que en su día fueron bendecidos porque gracias a ellos Europa y el planeta “˜iban bien”™; modos de hacer que generaron PIB, crearon crecimiento, y enriquecieron muchisísimo a unos pocos, y dieron lugar al follón en el que ahora estamos metidos porque no había otra forma de hacer las cosas ya que no había otra vía para crecer. Es decir, aquello fue inevitable, pero esto no lo es. Pienso que los planes E ya fueron una absurdidad absurdamente absurda, la FEEF también, y la superFEEF, si llega a aplicarse, más.

Y por enésima vez. Nada se hizo mal: tenía que hacerse lo que se hizo para el modo-de-hacer que se estaba usando, utilizando, empleando, siguiendo, funcionase a toda máquina. Las cosas fueron como tenían que ir: ¿tenía que haber habido más regulación?, entonces no se hubiese crecido lo que se creció y había que crecer porque siempre hay que crecer lo máximo imposible. ¿Las consecuencias?, bueno, siempre las hay, ¿no?. ¿La pregunta?, ¿por qué todos lo que ahora dicen que se hicieron burradas no dijeron que se estaban haciendo mientras se hacían?.

(El chisme de moda ayer: por si les interesa este es el original. No me extraña lo del hundimiento: yo digo lo mismo. Pero el Sr. Alessio Rastani se equivoca en una cosa: él no está en la cúspide y él también va a perder. Y olvida otra: es cierto que en la Depresión hubo gente que se forró “¦ algunos de quienes ya lo estaban. Lo verdaderamente novedoso de este discurso es que se diga). 

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta