La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Ni el 20.000 del Dow, ni los 60$ del petróleo, ni la paridad del euro/dólar…¿qué es lo importante?

Carlos Montero - Jueves, 12 de Enero

Ayer publicábamos un artículo en el que advertíamos que la evolución del dólar durante 2017 será un importante catalizador para el movimiento de las bolsas a nivel mundial. Hoy les hablaremos de un factor que según algunos grandes inversores como Bill Gross o Jeffrey Gundlach, será el que condicione principalmente la evolución de los mercados de renta variable en el actual ejercicio: El comportamiento de la rentabilidad del bono a 10 años de EE.UU.

Gross y Gundlach difieren en el nivel clave a partir del cual el mercado de bonos entrará en una fase bajista estructural. Gross afirma: "Vigilen el nivel del 2,6% de la rentabilidad del 10 años de EE.UU. Es mucho más importante que los 20.000 del Dow Jones, o los 60 dólares del barril brent. Mucho más importante que la paridad en el euro/dólar. Es la clave para el precio de los bonos, y quizás de las acciones en 2017. Si la rentabilidad del 10 años rompe al alza el 2,6% entonces una tendencia bajista secular en el mercado de bonos ha comenzado".

Gundlach cree sin embargo que es el 3% el nivel de la rentabilidad del 10 años USA a partir del cual habría finalizado el mercado alcista de tres décadas de duración en el mercado de bonos. “Es casi seguro que vamos a acercarnos al nivel del 3% en la rentabilidad del bono a 10 años del Tesoro de EE.UU. durante el 2017. Si superamos ese nivel podemos decir adiós al mercado alcista estructural”.

El rendimiento del bono a 10 años USA subió tras las elecciones de noviembre de EE.UU. en el que se eligió a Donald Trump como presidente de EE.UU., alcanzando un máximo de 2,5967% el 15 de diciembre tras el mínimo histórico del 1,3579% del 8 de julio. Ayer martes la rentabilidad retrocedió al 2,3757%

Gundlach añade que la rentabilidad del 10 años en EE.UU. podría alcanzar el 6% a final del primer mandato de Trump. Si esto fuera así, los efectos sobre los mercados de renta variable serían muy importantes. Por un lado el coste de financiación de las empresas subiría sensiblemente, lo que reduciría los márgenes de beneficios a nivel global, y por otro, los inversores tendrían otras alternativas de inversión al mercado de valores. Una rentabilidad anual del 6% en los bonos USA supera la rentabilidad por dividendo esperada tanto para las acciones de EE.UU. como las europeas. Esto implicaría que hubiese un flujo de capital importante saliendo de la renta variable para entrar en la renta fija, con la consiguiente presión vendedora sobre las acciones.

Lo dicho, atentos al nivel del 2,6% primero en la rentabilidad del bono a 10 años de EE.UU. y posteriormente al 3%. De superarse ambos las implicaciones para la renta variable sería muy relevante.




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta