La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Previsiones

Santiago Niño Becerra -  Viernes, 08 de Febrero

Puedo entender (jamás lo compartiré) que en épocas de bonanza los políticos ‘maquillen la realidad’ a fin de realzarla y mejorarla, pero en momentos de malanza sinceramente no lo veo. Aunque la ciudadanía olvide con una facilidad pasmosa (en gran medida para defenderse) al final se acaba llegando a donde la tendencia apunta, y aunque la ciudadanía olvide, cuando ese final llega los ánimos están donde están.

A continuación las últimas previsiones, para el 2013 y el 2014, sobre la economía española, del Gobierno del reino y de la OCDE. (No, las de la OCDE no son las peores que sobre España se han publicado) (Todas las cifras son en porcentaje del PIB):

Ambas columnas, tanto la correspondiente al 2013 como la concerniente al 2014 no se parecen en nada, ya. Ese 2,0% que aparece en un extremo ya habrán adivinado que es; de él hablaremos después.

2013. El Gobierno parte de la base de que la economía va a decrecer; es optimista (es un decir) en relación a la reducción que va a aplicar al consumo público, a costa del impacto que tendrá sobre el crecimiento, ya. El Gobierno también es optimista (es otro decir) en relación a lo menos que los hogares van a consumir a pesar de dónde se va a colocar el desempleo según el propio Gobierno. Y el déficit comprometido se va a cumplir, naturalmente. (Será interesante ver cómo cambian las cifras del Gobierno si finalmente a España le dan otro año para cumplir con el déficit).

La OCDE dice que la combinación de una caída del consumo público (menor de lo que manifiesta el Gobierno) y del consumo de los hogares (superior a lo que el Gobierno dice) contribuirán a una sensiblemente mayor caída del PIB que se traducirá en una tasa de desempleo también mayor que la prevista por el Gobierno. Todo ello hará que la recaudación fiscal no aumente y que España incumpla el déficit, pese a lo cual (o precisamente por ello) la deuda española se coloque en el 92,6%.

2014. Recuperando datos anteriores es interesante ver los intervalos de variación que el Gobierno español predijo para algunos parámetros. En cuanto al PIB la OCDE es más optimista que el Gobierno, no así en lo que respecta al desempleo tomando la parte baja del intervalo de la previsión española. En ese contexto para el organismo internacional el déficit se aleja de los compromisos mientras la deuda continúa aumentando. A destacar que para la OCDE el desempleo continúa en las nubes y sin práctica variación.

Y, en fin, por lo que respecta a la suma de PIB más déficit, las diferencias son significativas, pero en cualquier caso las cifras son decepcionantes: -5,0% se desprende de las del Gobierno en el 2013 contra el -7,7% de las de la OCDE; y entre el -2,5% y el -3,1% se deduce de las del primero y el -5,4% de las del segundo para el 2014. En ambos casos un horror, vaya.

¿El 2,0%?. Ya saben: es la tasa mínima a la que el PIB español debe crecer para crear ocupación neta. A partir de aquí ...

En cualquier caso, y aunque se obvio y lógico en, sorprende la degradación que han experimentado los datos españoles. En el año 2000 todo parecía posible para la economía española. En el 2006 España vivía en el mejor de los mundos posibles. En el 2012 España está cayendo en un pozo del que no se ve el final. En ocasiones la realidad supera a los sueños.

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.




[Volver]