La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

MERCADOS: las familias son ahora más vulnerables a las caídas de las Bolsas

Enzo Gutiérrez - Viernes, 05 de Agosto

Los hogares de EE. UU., poseían a finales de 2021 el 38% de los 75 billones de dólares del mercado de valores de Estados Unidos. Por primera vez desde 1999, el mayor propietario de la bolsa americana se ha convertido también en el comerciante más activo en 2021. Para este año se espera un giro radical. Los expertos apuestan por que los inversores minoristas pasen a un segundo plano, ya que el auge de la volatilidad aleja del mercado a muchos principiantes. JPM: "el número de descargas de nuevas aplicaciones Robinhood (un proxy para la apertura de cuentas) ha bajado un 78% desde el segundo trimestre de 2021 y los usuarios activos diarios (un proxy de los niveles de actividad) han disminuido un 40% desde el dicho trimestre, ambos sustancialmente más débiles que sus pares". En España, la participación de las familias en la Bolsa española se sitúa en el entorno del 18 %.

Con estos datos, el economista jefe de TS Lombard, Steven Blitz señalaba hace unas semanas el elevado grado de vulnerabilidad de las familias de EE. UU. a las caídas de las Bolsas. El gráfico a continuación muestra cómo las acciones ahora, en su mayoría, comprenden una mayor parte del valor de los hogares en comparación con principios de 2000. Y como los hogares vendieron acciones en el repunte de finales de los 90 en lugar de comprar en el mercado alcista que comenzó en 2009, están atrapados con un costo más alto en comparación con la caída del mercado de 2000. En resumen, son más vulnerables a los retrocesos de las acciones.



El gráfico anterior señala, de manera importante, que los jóvenes boomers (de 55 a 59 años) están más expuestos a las acciones: 46%, y el grupo de menores de 40 años está menos expuesto, con un 3%. La Generación X (40 a 54) posee el 20%.

¿Por qué eso importa?

“El grupo combinado de 40 a 69 representó el 62% de los consumidores de bienes de consumo duraderos comprados desde que la economía tocó fondo en la primavera de 2020. A partir de aquí, es fácil suponer que entre la demanda acumulada satisfecha y la caída de las valoraciones de las acciones, el gasto de consumo duradero va a recibir un castigo”, dijo.

Considere también ese salto en efectivo en relación con el patrimonio neto a medida que las personas envejecen, dijo Blitz. La proporción es del 15,4% para los mayores de 70 años, frente al 11% para la multitud de jóvenes boomers. “En otras palabras, el grupo de 55 a 69 probablemente comience a reequilibrarse en efectivo, de forma pasiva o activa. Independientemente, la demanda interna del mercado de valores se desplaza a la baja”.

La gran pregunta es hasta dónde estará dispuesta a llegar la Fed para socavar la confianza de los inversores en su "put", es decir, la creencia del mercado y de los inversores de que el banco central intervendrá para detener la caída de las acciones.

“La Reserva Federal muy bien podría terminar socavando su capacidad futura para hacer que los ahorros de los hogares vuelvan a la renta variable para la próxima recuperación. La capacidad de la Fed ya se verá comprometida hasta cierto punto, de todos modos, por el reequilibrio de los baby boomers envejecidos hacia el efectivo, un reequilibrio ayudado por una inflación más alta y tasas de política que hacen que la inversión en valores en efectivo sea más atractiva”, dijo Blitz.

EN ESPAÑA: Los inversores internacionales y las familias controlan dos tercios de las acciones españolas: 

La participación de los no residentes en la propiedad de las cotizadas baja un punto porcentual hasta el 48,8% y la de las familias se mantiene en el 17,1%

El peso de los bancos en la Bolsa española asciende hasta el 3,5%, máximo de seis años, y el de las empresas no financieras se sitúa en el 20,9%, en línea con el ejercicio anterior

Los inversores no residentes controlaban a cierre de 2021 el 48,8% de las acciones españolas, 1,1 puntos porcentuales menos que hace un año. Con todo, se mantienen como el primer grupo en la propiedad de las cotizadas españolas, según la última actualización de datos del Servicio de Estudios de BME de un informe que cumple tres décadas. Le siguen las familias, que poseen el 17,1%, mismo porcentaje que en el ejercicio anterior. En conjunto, ambos grupos controlan dos tercios de las acciones españolas, muy por encima del resto de inversores.




[Volver]