La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

BOLSA, esto va de toma y daca, pero sin volumen y con cambios en posiciones cortas. El lunes, ni fu ni fa; el martes, bien; el miércoles, mal; hoy inexistente ¿El viernes?

Kali Mero - Jueves, 18 de Agosto

Toma y daca, pero con golpes muy débiles, salvo para quienes se empeñan en ser los más listos de la clase, que, siempre, terminan suspendidos de empleo y sueldo. El lunes, festivo en España, fue una sesión de ni fu ni fa. El martes, parecía que todo iba a ir sobre ruedas. El miércoles, mal y hoy, otra vez en la casilla de salida. ¿El viernes? Dependerá del contagio de Wall Street. Es decir, no hay negocio ni interés por parte del dinero. En las dos últimas semanas han coincidido dos fenómenos. Uno, el bajo volumen de negocio y otro, movimientos en las posiciones cortas, con recompras y cambio de posiciones, nuevas ventas, como las que está haciendo sobre toda Europa, Ray Dalio, según fuentes del mercado. Son situaciones que revelan fragilidad extrema. Les dejo con la crónica del día

Ligeras alzas al cierre de las bolsas europeas, en lo que un día más es una jornada normalmente veraniega de bajo volumen de negociación y escasa volatilidad. ¿Cuándo saldremos del sopor de este verano dentro y fuera de los mercados? “Hoy dormí con una manta fina. Creo que es una buena alegoría para lo que nos queda en el mercado”, nos comentó un gestor institucional esta tarde. 

Como les hemos señalado en otras ocasiones, hay mucha discusión entre analistas y gestores de qué significado tienen las alzas de las bolsas en las últimas semanas. Algunos creen que lo peor ya ha pasado y estamos iniciando una nueva tendencia alcista mayor, de hecho, indicadores como el Nasdaq ya estarían en tendencia alcista después de haber subido más del 20% desde los últimos mínimos. Otros creen, sin embargo, que este es el típico rebote del gato muerto, o lo que es lo mismo, alzas antes de renovar la tendencia bajista en todo su potencial. 

Aunque nosotros nos decantamos más por la segunda opción, aún tardaremos un tiempo en comprobar quién está en lo cierto. Albert Edwards, la estratega mordaz de Societe Generale, también elige la segunda opción, afirmando recientemente que: La Edad de Hielo finalmente ha terminado. 

Durante años, Edwards discutió cómo sentiría el resto del mundo el impulso deflacionario que ha experimentado la economía japonesa. Y su tesis mostró evidencia de que estaba funcionando, ya que los rendimientos de los bonos y la tasa de los fondos federales registraron mínimos y máximos más bajos. 

Bueno, ya no, ya que la Reserva Federal y otros bancos centrales aumentan las tasas de interés con una inflación de EE.UU. en casi el 9%. Edwards dijo con aprobación el comentario reciente de Bob Prince, el codirector de inversiones del gigante de fondos de cobertura Bridgewater, quien espera un ciclo de ajuste secular de varios años. Edwards llama a la nueva fase un "gran derretimiento". 

“En esencia, Bob Prince está diciendo que actualmente estamos solos en la primera fase de un ciclo de ajuste secular de varios años para abordar los efectos secundarios de combinar la política monetaria y fiscal de manera imprudente. En particular, Bob señala que los inversores han descontado por error solo un ciclo de ajuste rápido y, por lo tanto, se sorprenderán mucho”, dice Edwards. 

Edwards espera una recesión, pero dijo que solo brindará un breve alivio temporal a la larga marcha hacia arriba en las tasas. “Como destaca Bob Prince, la Fed alternará entonces entre un ajuste rápido y una relajación mientras intentan sacar la inflación del sistema”, dice. 

También discutió el fenómeno reciente del acaparamiento de mano de obra, ya que las empresas se muestran reactivas a despedir a los nuevos empleados que lucharon por encontrar en primer lugar. “Sabemos lo que sucede: el consumo se mantiene mejor en la recesión, pero las ganancias soportan la presión y colapsan a medida que la mano de obra se vuelve más un costo fijo”, dijo. 

En las economías desarrolladas, las recesiones se deben menos a la caída del consumo que a las grandes oscilaciones en el ciclo de inversión empresarial, dijo Edwards. 

Esta visión negativa de Albert Edwards no debería sorprendernos, por algo es conocido como el “siempre bajista” del mercado, aunque en esta ocasión, estamos bastante de acuerdo con sus argumentos.  

De cualquier forma, y ​​desde un punto de vista operativo, no hay que anticiparse. Esperemos a qué el mercado nos dé señales de qué es lo que quiere hacer, para actuar en consecuencia. Los niveles de liquidez en las carteras de los gestores profesionales son muy elevados. Su paciencia también. Y eso es lo que les recomendaríamos, paciencia, aunque somos conscientes de que en muchas ocasiones la cosa más difícil de hacer no es hacer nada. 




[Volver]