La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

MERCADOS: las elecciones presidenciales no dirigirán la política monetaria de la Fed

Jeffrey Cleveland, jefe economista Payden & Rygel - Miercoles, 15 de Mayo

Durante 2024, la evolución de los tipos de interés y de los mercados se verá influida principalmente por la evolución de indicadores macroeconómicos como la inflación, el PIB y la tasa de desempleo estadounidense. Creemos que el factor político, en particular el fiscal, entrará en juego a partir de 2025, ya que, dependiendo de quién ocupe el cargo en la Casa Blanca, es posible que asistamos a una evolución diferente en cuanto a las políticas fiscales de las empresas, la deuda pública y los déficits presupuestarios.¿Qué quiero decir con esto? Podríamos tener diferentes puntos de vista sobre lo preocupados que deberíamos estar por los déficits dependiendo de quién gane las elecciones, pero creo que eso es una historia de 2025, no una historia a corto plazo para los mercados en 2024.

El hecho de que 2024 sea un año de elecciones presidenciales no es, en sí mismo, un obstáculo para la Fed, como demuestran las subidas de tipos decididas en 2016, 2018 y 2022, también con motivo de elecciones presidenciales o de mitad de mandato. Hay personas que piensan que: "la Fed no puede hacer nada debido a las elecciones". Pero hemos visto que en años electorales - ya sean elecciones de mitad de mandato o elecciones presidenciales - la Fed ha actuado. Así que es un mito. En 2016, la Fed finalmente subió a finales de ese año. En 2022, tuvimos alguna acción, obviamente. En 2018, las elecciones de mitad de mandato, la Fed subió cuatro veces.

En estos momentos, los mercados financieros se encuentran en sus máximos históricos, la tasa de desempleo estadounidense es estable, mientras que la inflación, aunque en descenso, sigue lejos del objetivo del 2% de la Fed.

Creemos que, de acuerdo con un escenario de aterrizaje suave, la tasa de desempleo se mantendrá por debajo del 4% durante los próximos nueve meses, mientras que deberíamos asistir a una moderación gradual de la dinámica inflacionista.

Con un crecimiento de la renta nominal del 5/6% interanual, los consumidores estadounidenses tenderán a gastar en bienes y servicios más que a ahorrar. El aumento del consumo, junto con el incremento de la vivienda, la industria manufacturera y el gasto público, debería impulsar el crecimiento global y alejar el riesgo de recesión, haciendo menos urgente un recorte de los tipos de interés por parte del banco central estadounidense.

El entorno actual juega a favor de la renta fija, que tiene unos rendimientos de base elevados: quienes inviertan hoy en bonos del Tesoro estadounidense pueden obtener rendimientos del 5-5,25%, el mejor resultado en 16 años. La ausencia de recesión también debería favorecer a los bonos de alto rendimiento, con excelentes rendimientos totales gracias a unos cupones atractivos.




[Volver]