La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

No “U”, no “V”: la economía mundial se recuperará en forma de “Carretilla”

Carlos Montero - Jueves, 16 de Abril

Los efectos económicos de la crisis del coronavirus serán graves pero de corta duración, según gran parte de los economistas. La recuperación en los mercados bursátiles apunta en la misma dirección, mientras que las encuestas recientes sugieren que el 75% de los empresarios comparten esta opinión. La mayoría de ellos espera que la actividad económica repunte este año. La razón es que la economía antes del coronavirus estaba en una buena forma. Ojalá ese optimismo sea correcto, pero la recuperación económica probablemente será larga y lenta. Estamos hablando una forma de U en el mejor de los casos, y probablemente más como una "carretilla".

- Lo que nos espera

Incluso con intervenciones masivas de los gobiernos, como el paquete de estímulo de 2 billones de dólares en Estados Unidos, las empresas y los mercados tardarán más en recuperarse de lo que la gente podría pensar. Es probable que haya muchas quiebras. Las empresas continúan operando durante una reorganización de bancarrota, pero limita severamente su capacidad de planificar, reaccionar a los cambios del mercado, contratar empleados o simplemente tener la flexibilidad que es esencial para tener éxito.

La bancarrota promedio tarda 260 días en resolverse. Durante ese período, las empresas tendrán dificultades para reconstruirse. La gerencia se distraerá, mientras que la mayoría de los empleados estarán pensando en conseguir un empleo más seguro. E incluso las empresas que no necesitan protección por bancarrota necesitarán tiempo para reconstruir las líneas de crédito, volver a contratar personal y restablecer las relaciones con los clientes.

Ahora considere la complejidad de la cadena de suministro global. Más del 90% de las compañías Fortune 1,000 tienen al menos un proveedor de nivel 2 (secundario) en Hubei, la provincia china alrededor de Wuhan. Menos de una de cada cinco de estas compañías tiene un proveedor de nivel 1 en la región, pero un enlace fallido puede interrumpir toda la cadena. Este eslabón se puede reemplazar, pero lleva tiempo.

- Debilidades existentes

También hubo debilidades previas a la crisis en la economía mundial que ahora serán aún más difíciles de manejar para un sistema económico hundido. 

El 40% de toda la deuda corporativa de los EE.UU. recibió una calificación BBB, justo por encima de la basura, en la crisis, mientras que solo el 30% de las acciones en circulación del mundo de bonos corporativos no financieros recibió una calificación A o superior. Una gran empresa como Kraft Heinz fue rebajada a basura a mediados de febrero, lo que significa que se considera de alto riesgo y pagará tasas de endeudamiento más altas de su deuda. Históricamente, aproximadamente el 5% de los bonos BBB se rebajan a basura cada año. En la crisis actual, espere mucho más.

A pesar de los recortes en las tasas de interés de la Fed, los costos de los préstamos para las empresas ahora están aumentando dramáticamente. Con más rebajas de las agencias de calificación crediticia casi garantizadas, especialmente con muchos resultados empresariales después de Pascua, algunas compañías perderán el acceso al crédito por completo. Moody's estima que la tasa de incumplimiento para las compañías calificadas como basura podría alcanzar un asombroso 10%, en comparación con un promedio histórico del 4%.

- Planificando los distintos escenarios

El viejo refrán dice, espera lo mejor pero prepárate para lo peor. Una recuperación en forma de "carretilla" es nuestro escenario más probable para el que las empresas y los gobiernos deberían prepararse, un fondo largo y prolongado y una recuperación lenta y ascendente, pero incluso esto supone que las restricciones del coronavirus se eliminarán por completo en los próximos meses.

En realidad, podrían no serlo. Se habla mucho sobre la inmunidad colectiva, pero aún no está claro el grado en el que las personas infectadas que sobreviven desarrollan inmunidad. Las autoridades pueden ser reacias a aflojar los controles por completo, dado lo mucho que no sabemos sobre el coronavirus.

En cuanto a la carrera para desarrollar una vacuna, las vacunas contra la gripe son relativamente ineficaces. Reducen el riesgo de enfermarse en un 40% a 60%, en comparación con el 97% de las vacunas contra el sarampión y el 88% de las paperas. Podríamos terminar fácilmente en una situación en la que una vacuna COVID-19 resuelve parte del problema, pero no elimina la necesidad de algunas restricciones. Los bloqueos podrían terminar, mientras que otras medidas como el distanciamiento social, los límites de las reuniones y las restricciones de viaje continúan, tal vez de forma estacional.

Corea del Sur podría ser la imagen a copiar. Hasta ahora ha evitado una crisis sanitaria al estilo español sin un bloqueo, aunque ha impuesto varias restricciones a la economía. Ha pospuesto el semestre en las escuelas y ha aconsejado a las personas que trabajen de forma remota, eviten las multitudes y las reuniones, y usen máscaras.

Si esto se convierte en la nueva semi-normalidad, la industria de los restaurantes podría casi desaparecer. Pocos restaurantes pueden darse el lujo de operar a media capacidad en el mejor de los casos. La industria del entretenimiento en vivo podría ir de la misma manera, como lo harían los multiplex. Los cines de Corea del Sur han experimentado una disminución del 90% en la asistencia, por ejemplo.

Los deportes en los estadios son otra víctima obvia, y no esté seguro de que las suscripciones de televisión compensarán el déficit: el rugido de la multitud siempre ha sido parte de la atracción de los espectadores en bares y salas de estar.

Quizás más importante es el impacto potencial en fábricas, almacenes y trabajadores del conocimiento. Hay al menos signos esperanzadores de que los trabajadores del conocimiento, desde el diseño hasta la investigación clínica y el derecho, podrían ser más productivos fuera de la oficina. Pero, ¿las fábricas y almacenes deberán convertirse en el equivalente a salas blancas o semi-blancas? Las estimaciones para dicha conversión van de 100 a 1.000 dólares por metro cuadrado, lo que representa un costo general considerable para la economía.

Estas son algunas de las cosas a tener en cuenta cuando los economistas hablan con optimismo sobre hacia dónde se dirigirá la economía mundial en los próximos meses. No queremos sonar alarmistas, pero es mejor comenzar a reflexionar sobre estas posibilidades en lugar de sorprenderse en el futuro.

 

fuentes, world economic forum




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta