La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

Cosas – 43

Santiago Niño Becerra -  Miércoles, 04 de Abril

* - Le escribo un mail a una muy buena amiga que se desempeña profesionalmente en el sector financiero. Le comento varios temas y en uno de los párrafos escribo: “(Nombre de mi amiga), ¿no sé si has leído esto: http://ow.ly/9VrnJ?. Pregunta: en España hay entidades financieras que están fatal y todas tienen problemas con las valoraciones de los activos inmobiliarios; además de eso el paro va a seguir aumentando por lo que el consumo de todo va a continuar cayendo y muchas empresas van a ir a peor, por lo que los precios de los inmuebles van a seguir bajando y deteriorándose la situación de las entidades financieras del reino. Pero lo que se deduce de ese texto es que todo el sistema financiero español está tan mal que necesitaría ser rescatado. La pregunta: en tu opinión, ¿crees que es cierto?”. Tuve respuesta a todo lo planteado en el mail menos al párrafo transcrito.

*- Decrecimiento + Incremento del desempleo + Caída en la recaudación  fiscal +  Hundimiento de la inversión + Dependencia energética + Multiplicidades administratvas + Fraude fiscal + Cuatro billones de deuda + ... Ayer, en mi intervención en el programa La Ventana, de la SER, hice referencia a aquella estrofa de aquella canción de Joan Manel Serrat, ya saben: "Nunca es triste la verdad, lo que nontiene es remedio"; el realizador tuvo el detalle de ponerla. Es eso: la verdad. Saldremos, pero, ¿En qué estado?.

* - Ya lo hemos comentado varias veces, una más. La apabullante fuerza con que en las regiones y en el Estado cuenta el partido que gobierna en España pienso que en absoluto debe interpretarse como que ‘el pueblo español’, de forma mayoritaria apoya las medidas de los diferentes Gobiernos que tal partido forma. Pensar que una mayoría de la ciudadanía está de acuerdo con, por ejemplo, reducir los días de indemnización en caso de despido, es una entelequia, dijeran lo que dijesen las urnas cuando lo dijeron.

Lo que quiere decir tal apabullamiento es que el pueblo tenía tal cantidad de problemas, sentía, tal cúmulo de sinsabores, que fue a buscar a un salvador, pensando, deseando que ‘estos’ resolvieran sus cuitas ya que ‘los otros’ no pudieron, supieron o quisieron. Creer cualquier otra cosa pienso que no tiene sentido, y ya lo estamos viendo a medida que va cayendo el hacha sobre el gasto público una y otra vez, y a medida que una y otra vez se van añadiendo las piedras de las contribuciones fiscales al morral. Y va a más, e irá a más.

Por ello vuelvo a lo que ya dije antes del 20 N: piénsese en un Gobierno de concertación nacional dando cabida a sindicatos y patronales. Acordemos y consensuemos. Si el presente es feo piénsese en la alternativa siguiendo por la actual vía. Pero por favor, que no se vuelva a mentar el soporte conseguido en las urnas.

* - Miembros del partido en el Gobierno manifiestan que los medicamentos podrían pagarse con arreglo a la renta de cada persona. En principio es una posibilidad: en Finlandia, durante un tiempo, para una misma infracción de tráfico, el importe de las multas se regulaba en función de la renta del infractor. Insisto, es una posibilidad, pero veo un problema; o no.

Para aplicar tales varemos y a no ser que se quiera que el fraude medicamental pueda alcanzar volúmenes de escándalo, el sistema debería cruzar al menos dos bases de datos: la de Sanidad y la del IRPF, lo que tiene consecuencias, la primera que se produzca una pérdida de privacidad. ¿Estamos preparados para asumir eso?. Pienso que hoy tal vez no, pero mañana, cuando las cosas del gasto y de las rentas empiecen a ir verdaderamente mal …

* - Volvamos sobre el tema. Los ayuntamientos deben un porrón a sus proveedores: cerca de 17 mM€, y el Estado va a pagarles a estos y los ayuntamientos le devolverán el adelanto al Estado, y si no lo hacen, pasarán cosas. OK, el Estado adelanta el money pero 1) los ayuntamientos seguirán debiendo ese money, ahora a toda España; 2) los ingresos de los ayuntamientos no van a crecer porque la actividad económica se va a ir desacelerando (recuerden las previsiones de crecimiento para el reino en este año); 3) como no podrán devolverle al Estado el adelanto, este les descontará su importe de lo que les transfiera; 4) por lo que, al recibir menos pasta, no podrán prestar los servicios que ahora prestan o tendrán que cobrar por ellos, a la vez que 5) ¿les volverán a suministrar quienes se han estado un montón de meses esperando cobrar?.

Pienso que nos dirigimos aun escenario en el que cada vez haya que pagar más por más, en una atmósfera de continuado retraimiento económico y social. En otras palabras: pienso que debemos pensar que en España cada vez se va a vivir peor, de ahí que la definición técnica de ‘recesión’ pierda perspectiva: ¿dos trimestres continuados de caída en el PIB?, ¿qué les parecen diez trimestres de crecimientos de entre el 0,1% y el 0,4%, con tasas del desempleo estructural del entre el 14% y el 16% y con unos precios de los bienes necesarios que sean más bien elevados que bajos?. No, técnicamente no estaremos en recesión, pero, ¿qué será peor?.

* - Las elecciones presidenciales en Francia están a la vuelta de la esquina, y M. François Hollande dice que quiere hacer una serie de cosas si es elegido presidente que, pienso, no hará en el caso de que sí suceda, y no lo hará porque supone suponer algo que no es cierto. De entre lo que dice que quiere hacer destaca la creación de eurobonos.

Hay un argumento que está más allá del argumento que apunta a que la deuda pública que sea común a varios países funciona sólo si esos países tienen economías semejantes y macroagregados y socioagregados parecidos: que no se pueden aplicar nuevas reglas a algo que ha sido diseñado con otras y que con esas otras ha estado funcionando.

La UEM se diseñó con arreglos a unos parámetros y la UE según unos supuestos; equivocados o no, eso ahora da igual, lo importante es que ha sido según esos parámetros y esos supuestos como ha estado funcionando; y dos de ellos han dejado de ser cierto: es imposible crecer al ritmo que se crecía y del modo como se crecía, y es imposible que todos crezcan a la vez lo mismo. A eso añádase un nivel de deuda privada inimaginable cuando esos parámetros fueron fijados y esos supuestos definidos. Es decir, no es posible volver a lo de antes. A partir de ahí …

* - La nueva Ley de Transparencia que está preparando el Gobierno. Se tendrá acceso a mucha información relacionada con las AAPP, pero serán estas las que decidan que excepciones se establecen a lo que se puede saber, es decir, ellas dirán qué es perjudicial, o no, difundir o dar acceso a su conocimiento. De verdad que no sé porqué, pero leyendo sobre el tema me ha venido a la memoria otra cosa que leí no hace mucho sobre un megacentro que la NSA estaba construyendo en Utah y sobre el que publicó la revista Wired (http://ow.ly/9VOWZ).

* - ¡Ya llegó!: el Saloufest. Y contarán como turistas esos 5m que, como cada año, han invadido los bares y discos de la localidad tarraconense, para emborracharse con alcohol barato y vomitar en paseos y esquinas, para gritar su juerga en la noche, para hacer lo que no pueden hacer en The UK al salir de sus clases universitarias. Y lo peor de todo es que se necesita ese turismo porque sino viniesen esos 5m no vendrían otros 5m. Turismo de subdesarrollo, de país colononizado. ¿Alguien ha contabilizado el coste del PIB que esos 'turistas' van a generar?. ¡Viva el Saloufest!.

@sninobecerra

Santiago Niño-Becerra. Catedrático de Estructura Económica. IQS School of Management. Universidad Ramon Llull.




[Volver]