La Carta de la Bolsa La Carta de la Bolsa

“Europa necesita los eurobonos y el banco malo para fortalecerse ante populismos y demás…”

Moisés Romero - Viernes, 21 de Abril

"La Unión Europea celebró el pasado sábado 25 de marzo en Roma 60 años de integración política y económica, pero solo cuatro días después de los festejos sufrió la primera ruptura de su historia. El 29 de marzo pasado, Londres invocó oficialmente el artículo 50 del Tratado de la UE para abandonar un club al que pertenecía desde el 1 de enero de 1973. La salida de Reino Unido marca el fin de un periodo histórico en el que la Unión Europea parecía el marco necesario e inevitable para la ordenación política del Viejo Continente. Algunos observadores han dicho que a partir de ahora queda claro que la UE puede ser un viaje de ida y vuelta y que Bruselas no será el único eje de las relaciones diplomáticas, económicas y comerciales en Europa. Pero Europa sobrevivirá, una Europa, como ahora, aunque nadie lo reconozca oficialmente, a varias velocidades. Para su fortalecimiento actual y futuro urgen varias cosas: seguir en el proceso de reformas estructurales, mantener la buena dinámica económica, reducir el paro y poner en marcha, más pronto que tarde, instrumentos como los eurobonos y crear un banco malo europeo", me dice el CEO de una importante gestora londinense. "Todo ello animará la inversión en Bolsa", sentencia.

Moody's aplaudió recientemente la creación de un 'banco malo' europeo que contribuya al saneamiento del sector financiero, tal y como propuso la Autoridad Bancaria Europea (EBA) el pasado mes de enero, aunque reconoce las dificultades que supone la actual normativa comunitaria para poner en práctica una solución de este carácter. "Europa tiene, con mucha diferencia, la mayor ratio de créditos problemáticos entre los principales bloques económicos a nivel global", afirma el director general de Moody's, Nick Hill, que estima que una reducción de los activos en riesgo permitiría una recuperación de la solvencia bancaria.

"Si tiene éxito, la propuesta del 'banco malo' de la EBA podría restaurar la solidez del balance y, por tanto, la confianza del mercado en el sector financiero", añade Hill, que, no obstante, admite que poner en práctica esta solución es "difícil".

En este sentido, explica que establecer un gestor de activos financiado con dinero público tendría que lidiar con las restricciones y condiciones sobre ayuda estatal establecidas por la Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD, según sus siglas en inglés)

"Consideramos que cualquier adquisición de los préstamos problemáticos de un banco por encima del precio de mercado utilizando dinero público se considerará como una ayuda estatal", indica Hill, que advierte de que, a pesar de que puede existir cierta flexibilidad en la normativa, una solución de este carácter desencadenará los requerimientos 'bail-in' o de reparto de cargas entre acreedores, lo que ocasionaría pérdidas, al menos, para los tenedores de deuda 'junior'.

Moody's, que reitera la dificultad de poner en marcha esta solución, espera que los bancos europeos continúen reduciendo gradualmente sus créditos improductivos, que ascienden hasta 921.000 millones de euros, el 6,49% del total, en las entidades supervisadas directamente por el Banco Central Europeo (BCE).

La propuesta de la EBA también fue bienvenida por el director gerente del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), Klaus Regling, y por el propio BCE. "Una compañía de gestión de activos (AMC) a nivel europeo sería una iniciativa bienvenida, particularmente porque facilitaría la captación de financiación privada en el mercado", declaró Vítor Constancio en febrero.

No obstante, el banquero luso reconoció que una entidad de este tipo se enfrenta a "dificultades" en el entorno actual, por lo que planteó que una manera de avanzar en el futuro inmediato sería la creación de un modelo europeo de 'banco malo' que "pudiera ser usado a nivel nacional".

Qué son los eurobonos. Los eurobonos o bonos de estabilidad europeos son títulos teóricos de deuda pública, a emitir por el conjunto de todos los países de la zona euro, cuyas cantidades deberán ir expresadas en euros. Al igual que otros bonos, expresarán una cierta cantidad de dinero invertido a devolver por el deudor, un cierto ratio de interés y un cierto tiempo vencido el cual la deuda deberá ser devuelta. Los eurobonos deberán ir avalados por el conjunto de países que los compartan, y no por países individuales. Suponen una de las medidas propuestas como solución para la crisis de la deuda soberana europea, aunque existen opiniones dispares respecto a permitir su existencia...

 

La Comisión Europea sugirió a viva voz la creación de eurobonos para los 17 países de la zona euro el 21 de noviembre de 2011, como una buena medida para parar la crisis europea. El 23 de noviembre la Comisión presentó un Libro verde explicativo de las características de estos bonos, con objeto de que las deudas nacionales se avalasen entre el conjunto de países del euro. El documento lista tres diferentes aproximaciones estudiadas, basadas en diferentes grados de sustitución de las deudas nacionales y de la naturaleza de las nuevas garantías.

  1. Eurobonos sobre deuda total con responsabilidad compartida: Esta opción sugiere una sustitución completa de las deudas nacionales por otra compartida entre los países del euro, de manera que el conjunto de países responda por el conjunto de las deudas de cada uno. la Comisión Europea expresó que esto tendría potencialmente enormes efectos positivos en la estabilidad y la integración europeas. Al mismo tiempo, remarcó que la abolición de todos los mercados de ratios de interés en los Estados miembros supondría seguramente cambios significativos en el Tratado de Lisboa.
  2. Eurobonos sobre deuda parcial con responsabilidad compartida: La segunda opción establece un aval del conjunto de países sobre una cierta cantidad de las deudas nacionales. La deuda avalada queda garantizada por todos los países. El límite avalado vendría dado un porcentaje de la deuda sobre los PIB nacionales. La Comisión no aclaró este porcentaje, aunque el Consejo alemán de expertos económicos propuso un 60%.
  3. Eurobonos sobre deuda parcial sin responsabilidad compartida: Cubrirían parte de las deudas nacionales, como en la segunda opción, pero no quedarían garantizadas por todos los países con eurobonos. Esta opción incluiría, probablemente, fuertes requisitos de entrada para ciertos países, así como permitir la exclusión de países que no cumplan los objetivos fiscales pactados. Sin embargo, la opción sigue considerándose beneficiosa para todos los países implicados, y podría hacerse sin modificar los tratados fundadores de la Unión Europea.

La idea que subyace bajo la propuesta de los eurobonos es el mayor acceso de los gobiernos a la financiación de sus deudas mediante la ampliación de sus oportunidades de liquidez y su seguridad. El efecto perseguido es el alivio rápido o relativamente rápido de la crisis de deuda soberana. También se espera que los eurobonos refuercen el sistema financiero de la zona euro, evitándose mejor futuras crisis. Sin embargo, los gobiernos de aquellos países menos afectados en ese momento por la crisis de deuda, especialmente Alemania y Austria, estuvieron en desacuerdo con la propuesta, entendiendo que el endeudamiento indefinido no podría ser una respuesta a la crisis.

twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero

Moisés Romero




[Volver]
Lo más leído hoy en La Carta